≡ 7 historias de fracasos que se convirtieron en éxitos ➤ Brain Berries


Desde pequeños nos enseñan que el fracaso es lo peor que nos puede pasar y que debemos evitarlo a toda costa. Es algo que nos avergüenza, y que cuando nos sucede, lo tratamos de ocultar.


Sin embargo, las personas de éxito saben que los fracasos son un aprendizaje, y es por ello que sus historias son una gran fuente de inspiración, porque como dice el dicho: Quien nunca ha fracasado, es porque nunca ha intentado nada.

A Walt Disney lo despidieron por falta de creatividad

Walt Disney desarrollo el gusto por el dibujo a los 5 años, cuando su familia vivía en una granja, en medio de la pobreza. En la adolescencia, ahorró dinero para tomar clases de arte y consiguió empleo en un diario. Pero, por increíble que parezca, al poco tiempo fue despedido, por no tener suficiente creatividad.

No obstante, Walt era un joven perseverante, y a pesar de los obstáculos, años después montó su propio estudio de animación en el garaje de su casa. Ese proyecto fracasó, pero no desistió. Se mudó a Hollywood y volvió a montar un estudio; en el creó al personaje Micky Mouse. El resto, es historia.

Milton Hershey fundó tres empresas de dulces que fracasaron

Antes de que los chocolates Hershey’s se volvieran un producto popular a nivel mundial, Milton Hershey no tuvo mucha suerte.

Después de que fue despedido de un modesto trabajo como aprendiz de impresor, decidió emprender por su cuenta, pero tuvo que enfrentar tres dolorosos fracasos antes de encontrar el éxito con su cuarto intento: Lancaster Caramel Company. A partir de ese éxito, se enfocó en la visión que tenía: Una barra de chocolate para las masas, y fundó Hershey Company.

J.K. Rowling era la definición de fracaso

La escritora J.K. Rowling ha revelado en más de una ocasión que en los años difíciles de su vida, sus peores miedos se convirtieron en realidad. No tenía dinero, estaba divorciada de un esposo abusivo, tenía una hija que mantener y no tenía ni siquiera un empleo.

En ese tiempo escribió Harry Potter, y cuando terminó el manuscrito, lo envió a una docena de editoriales, de donde recibió solo rechazos, argumentando que la trama era muy complicada, y que además, los libros infantiles no se vendían.

Hasta que Bloomsbury, una editorial pequeña, vio el potencial de la historia, y su vida cambió para siempre.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *